Carlos Rivas GutiérrezSan Juan del Río, 13 Ene 15.- La Secretaría de Finanzas, a través del departamento de inspectores, realizó la clausura de seis establecimientos que vendían ilegalmente bebidas embriagantes en comunidades, colonias y zona urbana.

Dichos trabajos se concretaron en el marco del operativo Guadalupe-Reyes, en donde también existió coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública. Carlos Rivas Gutiérrez, tesorero municipal, reconoció que no ha habido necesidad de hacer un decomiso de productos.

“El problema de la venta ilegal de bebidas embriagantes se registra principalmente en misceláneas que no cuentan con la licencia correspondiente por parte de gobierno del estado; en este contexto, hicimos la clausura de seis establecimientos del 12 de diciembre al 6 de enero y básicamente el trabajo se realizó considerando las denuncias que presentaron las autoridades auxiliares”.

El funcionario municipal reconoció que también han recibido quejas por la venta de bebidas embriagantes al interior de domicilios particulares; sin embargo, explicó que la administración local no tiene facultades para hacer revisiones a menos de que se cuente con una orden de cateo por parte del Ministerio Público.

En este sentido indicó que se ha orientado a los delegados y presidentes de colonos, para que integren la queja de forma directa ante la instancia de procuración de justicia.

“Se trata de un tema complicado en donde no tenemos facultades para intervenir porque son domicilios particulares y en donde necesitamos una orden de cateo. Es verdad que en algunas de las comunidades donde se han presentado hechos de violencia e inseguridad también hay un gran consumo de bebidas embriagantes”, reconoció.

Rivas Gutiérrez dijo que con apoyo del Consejo Municipal Contra las Adicciones y de la Dirección de Prevención del Delito, se desarrollan estrategias para generar conciencia entre los habitantes sobre los problemas que genera el consumo de bebidas alcohólicas.

Cabe recordar que, en lo que va del año, se han contabilizados tres asesinatos en comunidades, en donde el consumo de bebidas embriagantes está relacionado con los hechos de violencia, los incidentes han ocurrido en Cazadero, La Llave y en la colonia San Cayetano.