Guadalajara, 4 Dic (Notimex).- La Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara (SSCG) informó hoy que la verdadera afición requiere un estadio seguro, por lo que una primera medida recomendable es dejar de apoyar a las barras, decisión que han tomado en forma oportuna los clubes Chivas y UdeG.

La dependencia indicó lo anterior tras las declaraciones del presidente del Atlas, Gustavo Guzmán, en torno a los hechos violentos ocurridos el 30 de noviembre en los alrededores del estadio Jalisco.

Puntualizó que la Policía de Guadalajara coincide con el directivo en que los responsables de los hechos violentos, son precisamente los pseudoaficionados que los provocaron.

Indicó que la directiva de Atlas solicitó un estado de fuerza de 200 elementos, y se le recomendó aumentar a 250, que fue la cantidad de policías que acudió al recinto deportivo, quienes tienen la capacitación y experiencia que se requiere en el manejo de masas.

La SSCG detalló que dicho estado de fuerza fue conformado por un comandante de choque, cinco oficiales de choque, 50 de tropa de choque, 13 oficiales de tropa y 181 elementos de tropa, lo que arroja 250 elementos.

Precisó que los guardabosques que apoyaron son oficiales preparados y con formación policial y académica, que han cubierto durante décadas la seguridad en este tipo de eventos.

Resaltó que de igual manera acudieron a prestar apoyo de forma inmediata otros 100 elementos de grupos y zonas que contribuyeron a controlar la situación y contener la violencia.

Consideró que la directiva de Atlas está en su derecho de acudir a la Fuerza Única Metropolitana para resguardar la seguridad en los futuros encuentros deportivos.

Subrayó que la Secretaría de Seguridad Ciudadana reitera su compromiso de servir a la comunidad y preservar la tranquilidad de los habitantes de Guadalajara.

Destacó que las medidas tomadas el domingo lograron contener a los provocadores de la violencia, y permitió que los aficionados de Monterrey pudieran abandonar el estadio y regresar a su lugar de origen sin daños ni lesiones.