Estable y con indicios de esperanza enfermera infectada con ébola

Madrid, 12 Oct 14 (Notimex).- La española Teresa Romero, contagiada por el virus del Ébola, está estable y “hay ciertos indicios que podrían indicar esperanza” en su evolución, informó hoy el director del centro de alertas y emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

Sin embargo, el miembro del comité especial para la gestión de la enfermedad en España puntualizó que aún no se puede garantizar nada. “Es una enfermedad muy grave y hasta que no salga de ella no podemos garantizar nada”, manifestó.

Anotó que aún se están investigando las posibles causas de la infección de Teresa Romero y que aún hay otras 15 personas ingresadas en observación.

Aseguró que esas personas que permanecen en el Hospital Carlos III de Madrid están en cuarentena hospitalaria para garantizar que si alguno de ellos desarrolla síntomas de la enfermedad se pueda evitar el contagio.

“Todas las personas que mantuvieron contacto con la paciente están en monitorización activa. Se ha repasado la situación de las quince personas con contactos de alto riesgo que permanecen ingresadas, todas ellas asintomáticas”, dijo.

Recalcó que España mantiene un contacto constante con la Organización Mundial de la Salud, las autoridades sanitarias de la Unión Europea (UE) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades Europeo (ECDC).

Por otra parte, el Hospital Universitario La Paz-Carlos III lamentó “profundamente” que se hayan publicado en varios medios de comunicación fotografías de la auxiliar de enfermería infectada de ébola, mientras, ingresada, recibe tratamiento médico especializado.

En un comunicado, apeló a la responsabilidad de los medios de comunicación “para que estas situaciones no vuelvan a producirse y respeten la intimidad de la paciente y del resto de personas ingresadas para observación”.

Asimismo, de los profesionales que se encuentran desempeñando “abnegadamente” su labor asistencial.

El centro hospitalario subrayó que su objetivo principal es prestar la “mejor atención posible a todos los pacientes, especialmente en este caso en el que se da la circunstancia añadida de que es una profesional del centro”.

Resaltó la necesidad “de alcanzar un equilibrio entre dos importantes derechos constitucionales: el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión y el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”.

Es un derecho, anotó, que debe respetarse todavía más cuando se trata del ámbito de la salud de las personas.