Más de 700 corazones por amor a Ale, en San Juan del Río

San Juan del Río, 9 Sep 14.- Cinco kilómetros de carrera y 3 km de caminata, fue la meta a cumplir este domingo 7 de septiembre, pero más que la distancia, el sudor y el cansancio fue la fe y la esperanza lo que movió a más de 700 participantes y muchas almas que salieron a la calle para apoyar, en esta carrera VAPORALE encausada para ayudar a una persona que está en la lucha por vencer el cáncer pulmonar.

Ale Espitia; una mujer inteligente, incansable y luchadora, logró reunir a desconocidos, familiares, amigos, clubs, asociaciones, organizaciones, empresario, medios de comunicación y políticos, en una carrera llena de emotividad donde los pequeños corrían llevados de la mano de sus madres para llegar a la meta y padres con carriolas transmitiendo el espíritu de ayuda a sus generaciones.

Personas adultas dando ejemplo de generosidad y fortaleza. En diferentes puntos de la carrera se encontraban integrantes de la agrupación Quédate con Nosotros los cuales apoyaban a los participantes transmitiéndoles energía al ritmo de música, porras alzando la voz y animando “si se puede, si se puede, vamos, VAPORALE, ustedes son invencibles ya casi lo logran” para llegar a la meta.

Una carrera donde diferentes grupos participaron para la organización de este evento y otros aportando con su granito de arena Trendy Shop, Big Bang, Globolandia, Moto Club de Harley SJR, Maranatha, Rotativo de Querétaro, Quedate con Nosotros, entre muchos otros más que fueron cómplices de esta hermosa y generosa causa…

Al termino de la carrera Ale recibió las palabras y apoyo de las diferentes agrupaciones que se dieron cita al lugar, por lo que el evento dio fin con unas palabras muy emotivas de esta hermosa mujer que lucha contra el terrible mal del cáncer.

“Estoy agradecida por cada una de las muestras que me han dado, estoy buscando dar las gracias y no se me ocurre otra palabra más que amor. Yo no sé si soy invencible o no, pero lo que sí sé es que aquí hay mucho amor”, mencionaba con una voz quebrada pero con muchas ganas de vivir.

Dijo que seguiría en la lucha por vencer esta enfermedad y agradeció infinitamente a cada una de las personas que formaron parte de la organización de la CARRERA VAPORALE, principalmente pidió a su hermano y hermana para que la acompañaran en el estrado ya que han sido su fortaleza, y sobre todo han sido sus guerreros que han estado con ella en todo momento.

Antes de la carrera y al termino Ale compartió con los participantes y público en general un momento para tomarse una foto, recibir alientos y bendiciones para que siga en la lucha, el rostro de Ale estaba iluminado por el corazón de los sanjuaneses, ciudadanos llenos de bondad y esperanza; más de 700 corazones movidos por la fe, pero sobre todo por el amor.