Ezequiel Montes, Qro., 1 Agosto 14 (Notimex).- Con más de 15 años de tradición, comenzó la Fiesta de la Vendimia, un espacio gastronómico, cultural y artístico, con el que también inicia el proceso de cosecha y recolección de uvas para la producción de vino del próximo año.

En la Finca Sala Vivé, Freixenet México, la Fiesta de la Vendimia se llevará a cabo a partir de hoy y hasta el 3 de agosto, en la cual los visitantes encuentran diferentes actividades para que toda la familia pueda disfrutar y pasar un rato agradable.

Meritxell Ricarte, vocera de Freixenet México, explicó que la celebración de esta fiesta surgió con los griegos como una grandiosa ceremonia espiritual dedicada a Dionisio, Dios griego del vino, y con el paso del tiempo se ha expandido por el mundo.

Precisó que durante estos tres días, los asistentes podrán hacer el recorrido guiado por las cavas construidas a 25 metros de profundidad y conocer la elaboración del vino.

Además de que podrán asistir a las catas a puerta cerrada con expertos y reconocidos sommeliers, lo que “será una experiencia que no olvidarán”, externó.

Ricarte comentó que adicionalmente habrá actividades lúdicas y culturales, el tradicional pisado de la uva, tal como se hacía en la antigüedad y serán bendecidas las cosechas venideras.

“Esta época es la más importante del año para la casa vinícola Freixenet, ya que de ella depende la materia prima para la elaboración de sus excelentes vinos”, subrayó.

La Finca Sala Vivé es una de las vitivinícolas más importantes de América, ya que no sólo se distingue por realizar una de las fiestas más animadas y originales dentro del llamado mediterráneo queretano, como es la Fiesta de la Vendimia.

También, porque posee un oasis de tierras fértiles para la siembra, elaboración, envasado y etiquetado de vinos espumosos, a través del método champenoise.

La producción de esta Finca incluye vinos mexicanos e importados de la mejor calidad, todos elaborados bajo el sello de esta casa de tradición española y cuyas marcas Vivante, Viña Doña Dolores Tranquilos, Petillant, Sala Vivé y Viña Doña Dolores Espumosos han sido premiados a nivel internacional.

Cavas Freixenet México se ubica en pleno corazón de la zona vinícola de San Juan del Río, en el municipio de Ezequiel Montes, Querétaro, donde las características geoclimáticas son óptimas para el cultivo de la vid.

“Al estar a unos dos mil metros sobre el nivel del mar, provoca una maduración de las uvas en unas condiciones extremas y peculiares, es decir de 25 grados centígrados en el día y cero grados, por la noche”, enfatizó Ricarte.