México, 25 Jul. (Notimex).- La defensa central de la selección mexicana sub 20, Estefanía Fuentes está a punto de cumplir el sueño de jugar una Copa del Mundo de Futbol, a seis años de que el voleibol era el único deporte que practicaba.

Reclutada hace tres años luego de una visoría en Guadalajara y con un año de trabajo con la selección nacional, ha vivido un cambio radical en su vida deportiva, experiencia que compartió en entrevista exclusiva con Notimex.

“A mí no me gustaba el futbol, nada. Mi mamá juega ‘voli’ y casi toda mi vida lo jugué”.

La joven poblana rememoró con buen sentido del humor y con una sonrisa abierta que en sus primeras clases su nivel y estilo era de alguien a quien no agradaba el balompié.

“Me comenta mi mamá que en mis primeras clases se ponía una bolsa de papel en la cabeza porque jugaba yo nefasto. Y yo dije, pues si en verdad me gusta lo voy a empezar a practicar y a echarle más ganas”.

Contenta por seguir en el proceso de este grupo que aspira a las semifinales de un Mundial por vez primera, admitió que representar a la selección nacional sub 20 es una responsabilidad enorme.

“El primer pensamiento que se me viene a la mente es de agradecimiento a Dios, por darme la oportunidad de estar aquí, de estar compitiendo, de formar amigas dentro del equipo. Y también un sentimiento muy grande de cumplir un sueño”.

Fuentes del Razo fue colocada como titular en los dos partidos amistosos contra su similar de Canadá el pasado fin de semana, y en ambos completó los encuentros, pero no se fía de haber conseguido el puesto.

“La competencia interna es muy fuerte, todas queremos un puesto. Pero también somos un equipo muy unido, que hemos trabajado muy duro para llegar de la mejor manera al Mundial y representar muy bien a nuestro país”, manifestó.

Este viernes y domingo la seleccionada nacional tendrá otros dos duelos de preparación ante la sub 18 de Estados Unidos, donde continuará su lucha por la titularidad.

Para la Copa del Mundo de Canadá 2014 la meta será llegar mínimo a semifinales, luego de que en Alemania 2010, bajo la tutela de Roberto Medina, y en Japón 2012, con Leonardo Cuéllar como estratega, el Tri sub 20 consiguió los cuartos de final.