México, 12 Abr. (Notimex).- Integrada por siete piezas, entre pinturas y esculturas de los siglos XVII y XVIII, la exposición “La Virgen de la Soledad en la Nueva España” puede ser visitada hasta el 31 de agosto en el Museo de El Carmen, como parte de su programa Gabinete de Estudio.

La devoción a esta advocación mariana surgió en España a mediados del siglo XVI y se propagó en la Nueva España auxiliada por las representaciones pictóricas, en las cuales los artistas utilizaron técnicas para engañar al ojo con la ilusión de la tridimensionalidad, al plasmar en el lienzo la escultura de la madre de Jesucristo en un altar, flanqueada por ramos de flores y cortinas.

“Esta tipología mariana se originó en España a partir de la escultura tallada por el castellano Gaspar Becerra en 1565, para el Convento de la Orden de los Mínimos de la Victoria de Madrid, por indicaciones de la reina Isabel de Valois”, explicó Aurora Avilés, de acuerdo con declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La curadora de la exposición mencionó que “la talla, desaparecida en 1936 a causa de un incendio, configuró un prototipo que fue profusamente repetido, siguiendo la idea de que las imágenes copiadas directamente del original adquirían la capacidad de obras prodigios”.

En los óleos sobre tela elaborados por el pintor Cristóbal de Villalpando (1649-1714), pertenecientes al San Pedro Museo de Arte de Puebla, y el anónimo que prestó el Museo Arocena de Saltillo, Coahuila, se plasmó la escultura de la virgen tal cual se encontraba en el convento madrileño, dando cuenta de que los autores consultaron fuentes gráficas para la recreación pictórica.

La escultura original se vistió a la usanza de las viudas nobles castellanas, con manto negro, prendas monjiles blancas y un largo rosario colgado del cuello.

Además se le colocó una diadema de plata rematada con rayos y se dispuso sobre un pedestal en el que se leía en un cartel la palabra charitas (lema de San Francisco de Paula y los frailes Mínimos), flanqueada por cuatro ángeles que portan los instrumentos de la Pasión de Cristo. Dicha iconografía es la que actualmente define a la Virgen de la Soledad.

La exposición forma parte del programa “Gabinete de Estudio”, por lo que se ofrecen recorridos por la muestra y explicaciones sobre el contexto histórico y de producción de las obras.

Ambas actividades estarán a cargo de historiadora del arte Aurora Avilés, y tendrán lugar los días 23 de abril, 28 de mayo, 19 de junio, 24 de julio y 21 de agosto.

Las obras novohispanas que forman parte de la muestra proceden de los acervos del Museo de El Carmen; Museo Nacional de las Intervenciones; Museo Arocena de Saltillo, Coahuila; San Pedro Museo de Arte de Puebla, y Convento de San Joaquín de la Ciudad de México.