Está claro que en cuestión de seguridad, el Estado de Querétaro tiene una importante infraestructura que permite combatir de manera frontal al crimen organizado, sobre todo en lo que se refiere a secuestros y extorsión, ya que cuenta con equipos sofisticados que ha permitido a las autoridades de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) resolver importantes casos de secuestro y de extorsión.

Y podríamos enumerar algunos en los que las víctimas se dedican a la política, a la industria de la construcción, empresarios, ganaderos y hasta familiares de algunos comerciantes, sin embargo por obvias razones, son datos que se mantienen en reserva, por lo que solo hay que referir el profesionalismo del equipo de investigadores de la PGJ en el Estado para el combate de estos delitos.

El más reciente caso, filtrado a la opinión pública, podría ser el de la menor que con engaños fue sacada de su domicilio en la comunidad de La Valla, sin embargo en cuestión de horas, la PGJ pudo establecer la identidad de los delincuentes, en su mayor implicados en asuntos de extorsión telefónica, proveniente de reos ubicados en centros penitenciarios.

Los delitos federales
Pero también hay que decir que Querétaro no es ajeno a los delitos federales, con el tráfico de droga, laboratorios clandestinos para la fabricación de sustancias químicas para la producción de anfetaminas, cocaína y el robo de combustible a los ductos de PEMEX.

Este domingo elementos de la Secretaría de la Marina (SEMAR) peinaron la cabecera municipal de Colón, presuntamente en busca de un “pez gordo” relacionado con el crimen organizado y que supuestamente buscaron hasta entre los feligreses del templo de la Virgen de Los Dolores, en Soriano y quien al final de cuentas, se mencionó que fue capturado y trasladado de manera inmediata en un helicóptero a la Ciudad de México.

Sin embargo este tipo de acciones castrenses no han sido frecuentes en el Estado, por lo que la intervención militar este domingo en el municipio de Colón, no solamente sorprendió a las autoridades municipales, sino la PGJ y el Estado, señalaron no haber sido notificados de las acciones que se iban a realizar, no solamente mediante cateos a viviendas, sino incursionando incluso al templo religioso de la localidad.

Peleas de gallos
En el municipio de San Juan del Río se habla de que la prohibición de las peleas de gallos y bailes en el municipio y comunidades locales, han sido prohibidas por el alcalde Fabián Pineda Morales, luego de que la semana pasada se realizó una situación en la comunidad de Galindo, donde se realizó un enfrentamiento por el control en el municipio de este tipo de eventos donde se realizan apuestas y hay venta de bebidas alcohólicas.

De ahí que las autoridades del Estado y el municipio, hayan tomado la decisión de prohibir tanto las peleas de gallos en las fiestas patronales, como bailes populares, que puedan ser motivo de situaciones de inseguridad y violencia.