Charles Le Brun pasó a la historia como un genio de la pintura

México, 23 Feb. (Notimex).- Al cumplirse 405 años de su nacimiento, el pintor francés Charles Le Brun (1619-1690), logró que su legado viviera a través de los tiempos por obras como “Tente de Darius” (1660), que pintó para el rey Luis XIV, y que es exhibida en el Salón de Marte de Versalles.

Ilustre decorador del Palacio de Versalles y del Castillo Vaux-le-Vicomte, Le Brun es considerado un auténtico genio de la pintura del Gran Siglo.

Consiguió la fama en Francia y el puesto de primer pintor del Rey, gracias a los frescos que pintó en grandes castillos y a su obra maestra “Sceaux”, que se encuentra en el Museo del Louvre, según da cuenta el portal “es.chateauversailles.fr”.

Charles Le Brun nació el 24 de febrero de 1619, en París, en el seno de una familia de artistas.

Discípulo del pintor Nicolás Poussin (1594-1665) en Roma, Le Brun desarrolló en París un estilo clásico basado en el gusto por el drama, el naturalismo y la decoración, y fue uno de los fundadores de la Real Academia de Pintura y Escultura.

Formado en el taller de Simon Vouet (1590-1649), Le Brun fue descubierto por su primer mecenas el Canciller Pierre Séguier (1588-1672).

Tiempo después, gracias a una serie de cinco lienzos que recogían las gestas de Alejando Magno (1661-1673, Museo Louvre), se ganó el favor del “Rey Sol”, Luis XIV (1638-1715).

Tras ser nombrado pintor del rey, alcanzó la nobleza en 1662; un año después, pasó a ser director de la Real Fábrica de los Gobelinos, para la que pintó diferentes cartones, señala el portal “buscabiografías.com”.

De 1679 a 1684, Le Brun dirigió la decoración del Palacio de Versalles.

El genio de la pintura del Gran Siglo murió el 22 de febrero de 1690, en París. Entre sus obras más destacadas se encuentran: “El sueño del niño Jesús”, “La historia de Alejando Magno”, “Alexander y Paris” y “Adoración de los pastores”, entre muchas otras.