México, 15 Ene. (Notimex).- El escritor, poeta, museólogo y político mexicano Carlos Pellicer, a quien se recuerda mañana que se cumplen 117 años de su natalicio, pasó a la historia de la literatura como “El poeta de América”.

Destacado integrante del grupo Contemporáneos, Pellicer fue reconocido con el Premio Nacional de Literatura 1964 y dejó un amplio legado integrado, por numerosos obras, tales como “Colores en el mar”, “Piedra de sacrificios” y “Conpalabras y fuego”.

Originario de Villahermosa, Tabasco, Carlos Pellicer Cámara nació el 16 de enero de 1897 de acuerdo con su biografía disponible en el portal en Internet “elem.mx” .

Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria de México y tiempo después, se mudó a Bogotá, Colombia, para continuar su preparación, menciona el portal “biografiasyvidas.com”.

Considerado como un poeta inmerso en la fuente de las corrientes de vanguardia, Pellicer pronto se convirtió en profesor de Literatura e Historia en escuelas secundarias.

Fue cofundador del Grupo Solidario del Movimiento Obrero y profesor de Poesía Moderna en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Asimismo, en 1918 fundó la revista “San-Ev-Ank”, en compañía de personalidades como José Gorostiza (1901-1973) y Jaime Torres Bodet (1902-1974), documenta el portal “bicentenario.gob.mx”.

Como miembro del círculo de intelectuales formado a partir de la revista “Contemporáneos”, el poeta se interesó en la exuberancia del paisaje natural y los elementos que lo integran, a diferencia de otros creadores dedicados a una poesía metafísica, centrada en la conciencia.

Luego de convertirse en activista a favor del pensamiento Vasconcelista, el poeta pasó varios años en el exilio. Sin embargo, nunca abandonó su interés por la política, el cual lo llevó a ser senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), afirma el portal “lecturalia.com”

Además ganó prestigió como un especialista en museología, pues creó y organizó varios museos, entre los que destacan el Parque Museo La Venta, en Villa Hermosa; la Casa Museo Frida Kahlo, en el Distrito Federal, y el Museo Diego Rivera-Anahuacalli, de arte prehispánico en la capital del país.

Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1953, Pellicer también es reconocido por su legado dentro de la modernización y reorganización museográfica en París, Francia.

Entre las colaboraciones que realizó el Premio Nacional de Literatura y Lingüística 1964 se encuentran publicaciones en la revista “Falange”, “Contemporáneos” y “Ulises”.

“Colores en el mar y otros poemas” (1921), “Hora de junio” (1931) y “Práctica de vuelo” (1937), forman parte del singular legado del poeta Carlos Pellicer Cámara, quien murió en esta ciudad el 16 de febrero de 1977.