La Habana, 13 Ene (Notimex).- El presidente de Haití, Michel Martelly, pidió a la población seguir adelante en la reconstrucción del país, a cuatro años del terremoto de 7.2 grados Richter, que dejó más de 250 mil muertos y alrededor de dos millones de damnificados.

En un mensaje para recordar a las víctimas del terremoto, el mandatario dijo que Haití necesita la unión y solidaridad de todos y cada unos de los haitianos para avanzar y superar los problemas que dejó la catástrofe y aún afecta a miles de familias que perdieron sus hogares.

En memoria de todas las víctimas del sismo, indicó, “decidamos caminar de la mano y seguir adelante”. “Recuerde que debe ir hacia adelante”, dijo en referencia al lema del cuarto aniversario del terremoto, que se repite constantemente en los medios de comunicación.

“Hoy tenemos que creer en nosotros mismos y en nuestro pueblo, debemos amar y pensar en Haití”, subrayó Martelly, quien la víspera presidió las conmemoraciones del cuarto aniversario del terremoto, según un reporte del sitio Haití Press Network.

Miles de personas se reunieron la tarde del domingo en la Place du Champs de Mars de Puerto Príncipe, cerca de los restos del Palacio Presidencial, para honrar a las más de 250 mil personas que perecieron en el terremoto del 12 de enero de 2010.

La ceremonia comenzó a las 16:53 horas locales, justo en el momento en que el terremoto afecto Haití en 2010, con un minuto de silencio y el lanzamiento de miles de globos de color blanco, que simbolizaron el alma de los fallecidos.

Con una ceremonia religiosa, en la que participaron representantes de diversas religiones, miembros del gobierno y el Parlamento, así como el cuerpo diplomático, Martelly dijo que este año, el 12 de enero debe ser un tributo a la vida, un motivo para seguir avanzando.

El presidente, quien llegó al poder en mayo de 2011, casi año y medio después del terremoto, instó a los haitianos a mantenerse unidos en la reconstrucción, antes de concluir su mensaje con la frase: “Los haitianos son como el junco que se dobla pero no se rompe”.

De acuerdo con agencias humanitarias internacionales, a cuatro años del devastador movimiento de tierra, cerca de 146 mil 500 haitianos, muchos de ellos niños, continúan en extrema vulnerabilidad, ya que aún viven en campamentos improvisados.