Enfrenta México retos en la gestión migratoria pese a avances: OIM

JORNADA DE REGISTRO CIVILMéxico, 5 Dic. (Notimex).- México tiene una legislación muy moderna en materia migratoria, centrada en derechos humanos, aunque persisten desafíos en su aplicación, aseveró Laura Thompson, directora general adjunta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

De gira por México, a donde acudió invitada por las autoridades para reunirse con distintos funcionarios, consideró que México ha dado pasos “muy positivos en materia migratoria”.

Prueba de ello, dijo en entrevista con Notimex, es su moderna legislación, que se centra en los derechos humanos y garantiza más protección a los migrantes.

De igual forma la sociedad civil se ha involucrado cada vez más, lo que es muy positivo ante el recelo natural de los migrantes a cualquier autoridad.

Laura Thompson reconoció en ese sentido el avance de este país desde los hechos de San Fernando, Tamaulipas, en 2010, aunque insistió en que aún constituye un reto la puesta en marcha de políticas y los fondos para financiarlas.

De acuerdo con la OIM, la coordinación entre los diversos niveles de gobierno para atender los flujos migratorios, tanto regulares como irregulares, representa una de las dificultades más importantes para los gobiernos en general.

La directora del organismo internacional recordó que México enfrenta además otros retos importantes, por ser al mismo tiempo país de origen, paso y destino de migrantes, y por tener a 98 por ciento de sus migrantes en Estados Unidos, donde han aumentado las deportaciones.

Sin embargo desde su perspectiva los muros (como el que construye Estados Unidos en la frontera con México) no detienen la migración indocumentada, porque ese fenómeno “es como el agua: si encuentra un obstáculo, le da la vuelta”.

En todo caso, dijo, es más eficiente garantizar los flujos regulares de la migración y encontrar el difícil balance entre desarrollo económico, empleo legal y seguridad de los Estados.

Además, para México hay un componente extra, que es la migración de retorno, forzada en los últimos años por la deportación de 400 mil mexicanos al año por parte del gobierno de Estados Unidos, añadió.

Planteó que, no obstante, parece haber cada vez más consenso entre los gobiernos en el sentido de que las migraciones no se pueden controlar con medidas unilaterales y, por el contrario, hacen falta acuerdos regionales más amplios y ambiciosos.

La OIM promueve un esquema denominado Procesos Consultivos Regionales para sensibilizar a los países y encontrar mecanismos de regulación más eficientes.

El hecho de que esa práctica tiene cada vez más aceptación se mide porque la Organización ya tiene 155 estados miembros y 12 observadores.

Entre otros objetivos se busca convencer a los Estados de que es más positivo encontrar cauces para la migración legal y, por ejemplo, se puede demostrar que los migrantes son creativos y trabajadores.

En el caso de Estados Unidos más de 30 por ciento de las patentes que se presentan cada año son obra de migrantes, quienes con ello contribuyen al crecimiento económico del país anfitrión.

Respecto a su visita en México, la directora general adjunta de la OIM señaló que ha sido muy positiva, pues observa ánimo de mejorar de manera sustancial la gestión del fenómeno migratorio.