Cae 0.1 por ciento economía francesa en tercer trimestre

París, 14 Nov (Notimex).- La economía francesa cayó 0.1 por ciento en el tercer trimestre del año, luego de su alza de medio punto en el segundo trimestre, informó hoy el Instituto Nacional de Estadistica y Estudios Económicos (Insee).

Precisó que la demanda interna tuvo una contribución nula al crecimiento en ese periodo, luego de que en el cuarto anterior había crecido 0.4 por ciento.

Las exportaciones también retrocedieron luego de su ascenso, pues bajaron 1.5 por ciento tras su alza de 1.9 por ciento, mientras las importaciones se mantuvieron en ascenso y subieron 1.0 por ciento, pero seis décimas menos que de abril a junio.

En su primera reacción a los datos, el ministro francés de Economía, Pierre Moscovici, destacó que ya se había adelantado que el segundo trimestre sería negativo, y mantuvo su pronóstico de crecimiento de Francia de 0.1 a 0.2 por ciento para este año.

La información del tercer trimestre no es una sorpresa, ni un indicador de declive ni se trata de una recesión, dijo en declaraciones la mañana de este jueves a la radio RTL.

Los datos del crecimiento económico trimestral coincidieron con la difusión de un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre la competitividad francesa, y que para el diario Le Figaro “es angustiante”.

El documento, publicado tras su actualización que demoró su conocimiento público ocho meses, considera bajo el nivel educativo y de formación, excesivos los impuestos y cuestiona la generalización de la jornada laboral de 35 horas semanales.

Precisa que los impuestos que pagan los empresarios franceses son los más elevados de Europa, y cuestiona el monto de los salarios minimos profesionales de crecimiento (smic) así como la jornada de 35 horas laborales, que se generalizó en 2000.

Para la OCDE, los franceses no trabajan lo suficiente, pero los salarios que cobran son muy elevados, por ejemplo el mínimo es 80 por ciento superior a la media de los países de la organización lo que conforma uno de los principales obstáculos al empleo juevenil.

La organización internacional reconoce la dificultad para bajar los salarios, y se pronuncia por elevar entonces la productividad, es decir, trabajar más y mejor en la elaboración de productos más inovadores y de alto valor agregado.