Hong Kong, 14 Nov (Notimex).- La secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, admitió que la ayuda no está llegando con la rapidez necesaria a los afectados por el tifón Haiyan en Filipinas.

Señaló que es anormal que “en el sexto día -tras la catástrofe- no se haya llegado a todo el mundo”, y recordó que “la gente tiene una necesidad desesperada de ayuda”.

“Espero que en las próximas 48 horas esto cambiará de forma significativa”, dijo Amos tras regresar a Manila luego de visitar la víspera las áreas arrasadas por Haiyan en Tacloban, en la isla de Leyte.

La declaración de la jefa de operaciones humanitarias de la ONU coincide con las críticas al gobierno del presidente Benigno Aquino por la lentitud en la distribución de ayuda tras el tifón Haiyan, el más potente de la historia del país, y que causó al menos 10 mil muertos, según Naciones Unidas.

Miles de personas siguen privadas de agua y de comida en Tacloban, la capital de una de las principales islas afectadas, y tampoco pueden huir de la zona por la falta de vuelos.

Estados Unidos, que ya tiene varios aviones en la zona y cuyo presidente Barack Obama pidió a sus conciudadanos donaciones privadas para los afectados, ha enviado el portaviones George Washington desde Hong Kong, así como otros barcos de la marina estadunidense con siete mil marines.

China, por su parte, que había anunciado una ayuda de 100 mil dólares ?una cifra muy criticada por ser calificada de muy baja, y asociada a los conflictos de soberanía entre Pekín y Manila- dijo hoy que aportará 1.5 millones de dólares en material.