Bossanova y fado, géneros que tienen cada vez más cantantes: Zambujo

México, 16 Oct. (Notimex).- Conocido como el mejor intérprete del World Music portugués, el cantante y compositor Antonio Zambujo (1975), llega al Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” para ofrecer un recital el próximo 22 de octubre, como parte de las actividades del Festival Internacional Cervantino (FIC).

En rueda de prensa, el solista deleitará a los presentes con una mezcla de los géneros fado, bossanova y jazz, que componen “Quinto”, su más reciente material discográfico en el que mezcla la clásica poesía portuguesa y la frescura de los nuevos arreglos y argumentos musicales.

Bajo la producción de Bruno Abrantes, el cantante lusitano, quien posee un estilo propio y una suave voz, aseguró que tanto el fado como la bossanova son dos géneros que no solo están vivos, sino que cada vez generan más cantantes.

Si bien dijo desconocer si ambos géneros musicales son seguidos en México, señaló que en otros países, sucede lo contrario, además de que cada vez, la lengua portuguesa es más respetada.

“Nosotros tuvimos una cantante que fue Amalia Rodríguez, muy universal; y desde el año 2000 comenzaron a surgir algunos artistas con un buen circuito internacional, sobre todo en los festivales de World Music, de Jazz, hay un grupo de artistas portugueses que están entrando bien en estos festivales, no solo en la música portuguesa”, señaló.

Admirado por artistas de la talla de Caetano Veloso, el portugués estará acompañado en el escenario por cuatro músicos, con los que buscará dejar un buen sabor de boca entre los presentes.

Zambujo es uno de los cantantes más atípicos que ha dado Portugal, pues si bien su primer disco está centrado íntegramente en el fado, los siguientes juegan con sutiles osadías sobre el molde de ese género y es tanta la mezcla, que falta una nueva etiqueta, la crítica ha llamado a su estilo simplemente “neofado”.

Ganador del Premio a la Mejor Voz del Nuevo Fado, una de las características de Zambujo en su música es la presencia de Canto Alentejano.

Sin embargo, algo de lo más refrescante es el trabajo de cuerdas acústicas que mezcla guitarra portuguesa, cavaquinho, contrabajo y otros instrumentos de cuerda.