Oaxaca, “foco rojo” en delito de trata; autoridad lo niega

Oaxaca, 23 sep 13 (Cimacnoticias).- Ubicado por la Procuraduría General de la República (PGR) y por el Departamento de Estado de Estados Unidos como “foco rojo” en el delito de trata de personas, el estado de Oaxaca es la pesadilla para las migrantes centroamericanas.

En la ruta migrante, delincuentes plagian a las mujeres y las envían a otros estados del país, pero la Fiscalía de Atención al Migrante de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) asegura no tener evidencias o denuncias de este hecho.

“Cuando las mujeres entran en territorio mexicano desde ahí empiezan a señalarlas y a enviarlas a toda la República como mercancías”, denunció Alejandro Solalinde, director del albergue Hermanos en el Camino, que atiende a migrantes en su tránsito por México.

Las mujeres interceptadas son trasladadas a cantinas y bares ubicados en la ruta del tren de carga conocido como “La Bestia”. Entre esos lugares están los locales “Aquí me quedo”, “El negro”, “El Sabor de la Noche” y “La Flor de Café”, situados en Ciudad Ixtepec.

En el último bar, además de ser un centro de trata, se comercializa droga, sin embargo ninguna de las denuncias ha sido atendida, advirtió Solalinde.

“El estado de Oaxaca no ha hecho nada”, por el contrario el delito es encubierto y fomentado por “funcionarios públicos y policías corruptos”, dijo el sacerdote, sin revelar nombres de presuntos involucrados. “La violencia en contra de las mujeres migrantes centroamericanas es brutal. Tenemos varios casos”, expresó.

En 2011 en el bar “El Sabor de la Noche”, donde se presume que son explotadas sexualmente mujeres centroamericanas, murió una joven de nombre Heydi Julissa Damaso García, al parecer hondureña.

El Informe Sobre Tráfico de Personas 2011 del Departamento de Estado de Estados Unidos menciona que en México hay por lo menos 47 redes dedicadas a la trata de personas con fines de explotación sexual.

La ruta de acción de delito abarca los estados de Veracruz, Chiapas, Puebla, Oaxaca, Tlaxcala, Baja California, Chihuahua, Guerrero y Quintana Roo, así como países centroamericanos, puntualiza el reporte.

De acuerdo con Solalinde, en Oaxaca la violación a los Derechos Humanos de las migrantes es peor aún porque no hay voluntad de las autoridades para acabar con las bandas criminales que operan en esta zona. Incluso, dijo, Ciudad Ixtepec volvió a ser tomada por pandillas y la delincuencia organizada.

El sacerdote señaló que el fiscal de Atención a Migrantes, Nahúm Pineda, no sólo no ha actuado contra los delincuentes, sino que incluso se ha confrontado con quienes denuncian desde la sociedad civil.

“Creemos que los únicos responsables de que siga creciendo la delincuencia y que sigan tomando Ixtepec, es la procuraduría y el fiscal”, acusó.

Las denuncias por secuestro de mujeres y trata de personas han sido interpuestas tanto en la PGJE, como ante la PGR, sin mayores resultados, criticó Solalinde.

CEGUERA INSTITUCIONAL

Por su parte, Nahúm Pineda, fiscal de Atención a Migrantes, refutó los señalamientos del sacerdote. Y es que según sus registros, no existe denuncia alguna por desaparición de migrantes centroamericanas y tampoco hay datos de trata de personas.

“Nos sorprende esa declaración. No tenemos reportado ningún caso. En las visitas que se han hecho de manera personal con apoyo de la procuraduría no se ha detectado ningún caso y no se ha presentado nadie para denunciar ese tipo de delitos”, aseguró.

¿Con esto usted está diciendo que este fenómeno no existe en esta parte del estado?, preguntó Cimacnoticias. “Lo que puedo decir es que no tenemos ningún dato registrado en la Fiscalía de Atención a Migrantes respecto de este tipo de delitos, ni el albergue ha acompañado a alguien”, respondió.

–¿Cuáles son los delitos de los que saben se cometen en esa zona?
–Asaltos. Hay cuatro migrantes detenidos por ese delito. Están en el Istmo de Tehuantepec. Lesiones, robo, son los delitos comunes. Hemos recibido denuncias por violación y secuestros, pero que se ha cometido en otros estados. En Oaxaca prácticamente no tenemos registrado este delito.

DATOS DUROS

De acuerdo con las estimaciones de la Fiscalía, en promedio cada tercer día transitan en Ixtepec 500 migrantes, de los cuales al menos 100 son mujeres provenientes de Guatemala y El Salvador, principalmente.

Al contrario de lo señalado por el fiscal, en febrero de 2011 la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentó el “Informe especial sobre secuestro de migrantes en México” (abril-septiembre de 2010), en el que documentó un total de 214 secuestros con 11 mil 333 víctimas.

El 44.3 por ciento de Honduras; 16.2 por ciento de El Salvador; 11.2 de Guatemala; 10.6 de México; 5 por ciento de Cuba; 4.4 por ciento de Nicaragua; 1.6 de Colombia, y 0.5 por ciento de Ecuador.

El 67.4 por ciento de los eventos sucedieron en el sureste, 29.2 por ciento en el norte, y 2.2 por ciento en el centro del país.

Diagnósticos elaborados por las oficinas regionales de la CNDH indican que en Oaxaca las zonas de alto riesgo de secuestro son Chahuites, Ixtepec, Matías Romero, Tuxtepec y Zanatepec.

María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, señaló que en este tema es preocupante que el gobierno de Oaxaca no aporte el número de mujeres desaparecidas y cuántas de las que fueron rescatadas estaban vinculadas con el delito de trata.

“Oaxaca está dentro de los 10 estados que presentan este tipo de delito. El lugar es de tránsito y de consumo, aquí se explota a las mujeres sexualmente”, subrayó.

En la Fiscalía Especial de Atención a Delitos contra la Mujer por Razón de Género de la PGJE no hay datos de mujeres centroamericanas rescatadas del delito de trata.

De 2010 al 10 de septiembre de 2013 la PGJE ha iniciado 77 averiguaciones previas por denuncias de trata de personas. El lugar de origen de las víctimas rescatadas son: Oaxaca, DF, Tlaxcala, Baja California, Morelos, Puebla, Tamaulipas y Veracruz.

“En el tema de trata existe mucho traslado de las víctimas. Las envían de un lugar a otro para que no puedan ser detectadas de manera inmediata por las autoridades”, dijo la subprocuradora Ileana Hernández Gómez.