México, 19 Jul. (Notimex).- A propósito del 140 aniversario del natalicio del inventor e ingeniero brasileño Alberto Santos Dumont, considerado “El padre de la aviación”, autoridades de la Base Aérea de Salvador le rindieron esta mañana un homenaje.

La ceremonia, encabezada por Adolfo Aleixo da Silva Júnior, comandante de la base, tuvo lugar en el patio del aeródromo, ubicado en la capital del estado de Bahia, Brasil, cita el portal de Internet del periódico “La Tribuna”.

Mañana -fecha de la efeméride-, la Casa de Santos Dumont en la ciudad de Petrópolis, también conocida como “La encantada”, abrirá de manera gratuita.

De acuerdo con la página web “globo.com”, se trata de la casa de campo en la que vivió durante varios años el pionero de la aviación. Entre las peculiaridades del espacio se encuentran: una escalera que solamente se puede comenzar a subir con la pierna derecha y su arquitectura, en la que no se utilizan divisiones entre las habitaciones.

Además, la casa, que fue construida en tres niveles, cuenta con espacios multifuncionales y mobiliario especialmente, como la ducha calentada con alcohol, que fue la precursora de las eléctricas -última invención de Santos Dumont, y el pequeño cielo observatorio, testigo de su pasión por la astronomía.

Originario de Cabangu, estado de Minas Gerais, Brasil, Alberto Santos Dumont nació el 20 de julio de 1873, en el seno de una familia acaudalada, de acuerdo con sus biógrafos.

Su formación de nivel básico la obtuvo en su tierra natal, pero al cumplir 18 años viajó a París para estudiar física, astronomía y mecánica. Ahí tuvo sus primeras experiencias aéreas.

En 1898 realizó su primer intento de vuelo en un globo esférico llamado “Brasil”, sin embargo fue con su segundo globo, La Musique, que conseguiría fama, pues ganó el premio parisino Aero-Club, al efectuar un vuelo de 22 horas a más altura que sus competidores, cita el portal de Internet “biografiasyvidas.com”.

En su búsqueda por conquistar el aire y convencido de que la forma esférica no era la correcta para la navegación, el ingeniero construyó el “Santos Dumont n° 1”, con el que realizó dos pruebas en septiembre de 1898.

Posteriormente, creó el “Santos-Dumont nº 2”, en el que el aeronauta se sentaba sobre un simple sillín de bicicleta.

Fue hasta 1901, con su “Santos-Dumont nº 5” que recorrió la distancia que separa su taller, en el distrito 15 de la ciudad, con la torre Eiffel. El objetivo no lo cumplió, debido a que tuvo que posarse sobre el parque Rotschild por un imprevisto viento.

Este invento tuvo otro percance, esta vez al desinflarse sobre un edificio de la capital; en aquella ocasión, Santos Dumont salió ileso de forma milagrosa.

Lo anterior no representó más que un obstáculo a vencer, por lo que en 1903 anunció que su dirigible número 10 podría transportar 12 pasajeros.

Tras este desafío, el ingeniero emprendió la carrera de los aeroplanos y con el llamado “Nº 14 bis” estableció una marca de 220 metros de recorrido a unos seis metros de altura, el 12 de noviembre de 1906.

Con “Demoiselle nº 19”, construido en 1907, logró batir en 1909 la marca de despegue, estableciéndola en 70 metros.

Poco tiempo después, al aparecer los primeros síntomas de una esclerosis en placas, decidió dejar de volar; situación que lo hundió en la depresión.

En 1928 regresó a Brasil, donde tres años después, el 23 de julio de 1932, se ahorcaría en su residencia de Guaryja.