Rescata INM a tres menores hondureñas víctimas de trata

México, 21 Jun. (Notimex).- En sendos operativos, el Instituto Nacional de Migración (INM) rescató a tres adolescentes hondureñas que eran sometidas a trata laboral y sexual en una cantina ubicada en Huixtla, Chiapas, y logró la detención de dos presuntos tratantes de personas que explotaban a las menores.

De acuerdo con los hechos, las adolescentes habían sido contratadas para trabajar vendiendo cerveza en el establecimiento denominado “La mariposa traicionera” por Wilmert Ponce Escobar, propietario del establecimiento, de nacionalidad mexicana, y por Santa María Rosales, originaria de Honduras y encargada del lugar.

En una primera acción, agentes federales de migración rescataron a una de las víctimas de 15 años en el punto de revisión de Huehuetán, cuando viajaba hacia Huixtla con Ponce Escobar, quien aseguró que la menor era su hija, precisó el organismo en un comunicado.

El presunto tratante amenazó al personal de migración que rescató a la joven, por lo que solicitó el apoyo de la Policía Federal y del personal de la Secretaría de Marina (Semar) para presentarlo ante la Fiscalía Especializada en Delitos contra Inmigrantes del gobierno chiapaneco.

Posteriormente, en coordinación con agentes de la Policía Especializada adscrita a la referida fiscalía, se realizó otro operativo para dar con el paradero de las otras dos menores, quienes fueron encontradas y rescatadas.

“Sensible a las difíciles situaciones que enfrentan los extranjeros que llegan al país en busca de mejores condiciones de vida, se brinda asistencia integral a migrantes víctimas de delitos, otorgándoles visas humanitarias, alojamiento en albergues seguros y apoyo para insertarse en el mercado laboral”, acotó el INM.

Como parte de esta estrategia, la Delegación Federal del INM en Chiapas, entregó tarjetas de visitante por razones humanitarias a otras tres extranjeras, al reconocer su calidad de víctimas de trata y otros delitos, resaltó.

Se trata de dos ciudadanas nicaragüenses de 27 y 30 años, respectivamente, quienes fueron víctimas de asalto y lesiones, y una hondureña de 35 años, sometida a trata de personas.

Las extranjeras recibieron su documento migratorio en presencia del padre Flor María Rigoni, Director del Albergue Belén, y los cónsules de Nicaragua y Honduras, Namibia Fuentes González, y Marco Tulio Bueso Guerra.