San Luis Potosí, 24 Abr. (Notimex).- En México es necesario que haya una mayor claridad sobre cuáles son los consorcios del conocimiento científico que hay, pues de las patentes que se registran en el país, sólo siete por ciento son registradas por empresas, instituciones académicas o científicos mexicanos.

Esta afirmación la realizó el director de Conacyt, Enrique Cabrero Mendoza, en entrevista realizada, durante una gira de trabajo que realizó en el estado de San Luis Potosí, en la cual se reunió con académicos de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y con el gobernador del estado Fernando Toranzo Fernández.

“Lamentablemente estamos muy por debajo de países como Estados Unidos, en donde la mitad de las patentes son registrados por los propios estadunidenses o como el caso de Japón, en donde 80 por ciento de las patentes son registradas por sus ciudadanos”, refirió.

Además el funcionario federal aseguró que en México se tienen los ingredientes para una buena política científica y tecnológica, pues existen los grupos de investigación, las instituciones y las empresas con capacidad innovadora, pero lamentablemente no se han podido integrar todos estos factores y lograr una mejor vinculación entre la academia y las empresas.

“En este tema definitivamente necesitamos ser más activos, estar más vinculados entre lo que es la academia y las empresas de innovación, necesitamos tener más proyectos de colaboración” declaró Cabrero Mendoza.

Agregó que es necesario estar consciente de que la ciencia y la tecnología se están globalizando, por lo que consideró positivo que haya investigadores mexicanos en centros de investigación de otros países, algo que dijo tiene que ser visto, como un proceso de circulación del talento mexicano.

Aseguró que lo importante es que continúe el contacto con las instituciones mexicanas, para una colaboración y cooperación constante, algo que dijo, el Conacyt está impulsando.

Por último el director de Conacyt destacó que la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, es de las instituciones de más calidad, una situación que plantean los indicadores y que la ubican entre las primeras cinco entidades con capacidades científicas y tecnológicas.