Madrid, 22 Abr (Notimex).- El nuevo disco de Diego el Cigala, “Romance de la Luna Tucumana”, saldrá a la venta el próximo día 28, con el objetivo de ahondar en el cancionero popular argentino.

De acuerdo con un comunicado de promotora Carmalengocomunica, el cantaor flamenco sorprende en este nuevo disco con un sonido diferente en su carrera, sin perder un ápice de jondura, que es como se conoce al más genuino cante andaluz, de más profundo sentimiento.

“Diego el Cigala se quedó con ganas de más. La limitación de un sólo disco no le bastaba para todo lo que podía y quería cantar, para todo lo que los viajes y los encuentros le habían descubierto de Argentina”, señaló el comunicado.

Sin embargo, no quería una segunda parte, no quería “Cigala & Tango 2”, pues su inquietud artística le pedía más y lo encontró, añadió.

El cantante, nacido en Madrid y considerado uno de los herederos más alabados de “Camarón de la Isla”, expuso que cuando terminó el disco “Cigala & Tango” le dolía haber dejado fuera canciones como “Naranjo en flor”, “Los mareados”, entre otros tangos esenciales.

“Me quedé con ganas de más. A la vez, en mis viajes a la Argentina fui profundizando en el repertorio de Mercedes Sosa, me hice fanático”, aseguró.

Sostuvo que a través de ella le llegó Balderrama y conocí la chacarera “Déjame que me vaya”, “Canción de las simples cosas” o el “Romance de la luna tucumana”, de Atahualpa Yupanqui y Pedro Aznar, además de que Andrés Calamaro le hizo conocer a Martín Fierro y la milonga.

“Con este repertorio en mi mente tuvo lugar un encuentro propiciado por mi amigo Andrés, que me invitó a su concierto en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México en 2010”, dijo.

“Allí conocí a Diego García el Twanguero, uno de sus guitarristas. Fue un encuentro efímero, pero en el que yo le hice saber mi intención de grabar Naranjo en flor y un año más tarde me envió el arreglo que se puede escuchar en el disco. Él lo había grabado y me invitó a cantarlo en su álbum Twanguero”, abundó.

“El Cigala” manifestó que estaba fascinado con el repertorio, pero no quería hacer otro “Cigala & Tango”, y en Diego García y su guitarra eléctrica, sonido twang, encontró lo que estaba buscando, “un sonido diferente para acercarme al repertorio argentino desde otro registro”.

“La idea tenía todos los condimentos que necesito; la aventura y el reto musical estaban servidos. Yo con guitarra eléctrica… No fue fácil de digerir”, afirmó.

Indicó que afortunadamente, Diego García, que por ese tiempo estaba viviendo en Buenos Aires para estudiar el tango, iba a pasar una temporada en Madrid en el verano de 2012, así que le invitó a su casa y sin objetivos empezaron a improvisar. “Las versiones empezaron a materializarse rápidamente”, dijo.

“Romance de la Luna Tucumana” reúne 11 temas del cancionero popular argentino.