San Diego, 10 Abr (Notimex).- La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) se hará cargo del caso de una familia estadunidense que viajó de manera voluntaria a México en condiciones extrañas hace dos años y desde entonces se desconoce su paradero.

La oficina del condado de San Diego informó este miércoles que agotó todos los recursos a su disposición para encontrar a Joseph y Summer McStay y a sus hijos, Gianni y Joseph, quienes se habrían mudado a México y evitan todo contacto con Estados Unidos, por lo que turnó el caso a la FBI.

Los McStay desaparecieron alrededor del 4 en febrero de 2010. Un hermano y socio empresarial de Joseph informó que la familia desapareció cuando sin encontrar respuesta por teléfono fue a la casa de los McStay y encontró al perro de la familia abandonado.

La policía encontró el vehículo de los McStay estacionado en San Ysidro, en la frontera con México.

Autoridades fronterizas proporcionaron un video en que se aprecia que la familia cruzó a la ciudad mexicana de Tijuana sin presiones y aparentemente sin preocupaciones.

Sin embargo, las autoridades locales encontraron que además de abandonar la casa, al perro y el automóvil, los McStay dejaron sus empleos sin avisar, sus clases a medio curso y hasta sus ahorros por cerca de cien mil dólares en cuentas bancarias.
Nadie reportó a la oficina del alguacil que la familia tuviera problemas, la pareja se desempeñaba con normalidad laboral y los hijos, ahora de siete y ocho años de edad, estudiaban en preescolar y primer grado.

Las autoridades informaron que los familiares de los desaparecidos exigen alguna explicación, pero permanecen sin encontrar respuesta.

Las contrapartes mexicanas tampoco han reportado datos con relación a los McStay.

El teniente Glenn Gianantonio del alguacil dijo que no ha habido ningún contacto ni nueva pista desde febrero de 2010.