Panamá, 1 Abr (Notimex).- Directores de Aduanas de las Américas, España y Portugal iniciaron hoy una semana de reuniones en Panamá para discutir mecanismos de facilitación del comercio y fortalecer la seguridad para combatir el contrabando y la piratería.

La XVI Conferencia regional de jefes de Aduanas de las Américas y del Caribe, a puertas cerradas, fue inaugurada el lunes en la capital panameña, con la presencia del secretario general de la Organización Mundial de Aduanas, el japonés Kunio Mikuriya.

El foro antecederá a la XXXIV reunión de los directores de Aduanas de América Latina, España y Portugal, prevista para el martes y miércoles en esta capital.

Además el 4 y 5 de abril se prevé un diálogo entre ejecutivos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Asiático, la OMA y los jefes aduanales de Asia y las Américas con miras a impulsar el comercio seguro.

“Hoy en día el tema del comercio es complejo, dinámico y la comunidad internacional esta atenta a llevar a cabo iniciativas que buscan facilitar el comercio exterior, fortalecer la cadena de suministro”, indicó Mirukiya a periodistas.

Señaló que la cita en Panamá servirá para identificar áreas de oportunidad y fortalecer lazos regionales y extrarregionales.

Dijo que para las aduanas existen cinco áreas de riesgo, entre ellos el contrabando y la recaudación de impuestos, el narcotráfico, el comercio ilícito de medicinas o la piratería de éstas, la seguridad enfocada en el trasiego de armas y el medio ambiente.

Mencionó que a través de diversos mecanismos las aduanas disponen de herramientas tecnológicas y de cooperación e intercambio de información para combatir el contrabando y la piratería y garantizar la seguridad en las aduanas.

En este punto destacó el desempeño de la aduana panameña por su labor que le valió el año pasado recibir el premio mundial contra la piratería otorgado por la OMA.

Comentó que por su posición geográfica, Panamá puede ser el punto de contacto para un combate más efectivo del contrabando y piratería de mercancías cuyo destino final es Centroamérica y el Caribe.

“Panamá puede convertirse en un centro logístico natural, puede apoyar a fortalecer el comercio lícito, pero al mismo tiempo controlar los temas de seguridad”, explicó Mikuriya.

El secretario general de la OMA expresó que “es complicado” determinar el costo económico de la piratería y el contrabando, aunque dijo que un mecanismo para reducir ese fenómeno puede ser la existencia de tratados de libre comercio.

Por su parte, el subdirector de logística de la Autoridad de Aduanas de Panamá, Ricaurte Arrocha, admitió que los puertos panameños y el Canal son usados para transitar mercancías ilícitas.

Destacó que de cerca de cinco millones de contenedores que usaron el territorio panameño, unos 23 mil fueron sometidos a exámenes de rayos X, y de estos alrededor de mil se revisaron físicamente.

De los contenedores examinados, la mitad fueron retenidos por tener carga pirateada o de contrabando.