Recibe Myriam Moscona el Premio “Xavier Villaurrutia” 2012

México, 27 Mar. (Notimex).- Al recibir anoche el Premio “Xavier Villaurrutia” de escritores para escritores, en su edición número 58, la escritora Myriam Moscona (Ciudad de México, 1955) recordó en voz alta a sus padres y a los muchos hablantes del idioma judeo-español que murieron en los campos de exterminio.

Moscona obtuvo el galardón por su libro “Tela de Sevoya”, que reúne diversos géneros: Ensayo, crónica y poesía, para narrar su vida y su viaje de México a Bulgaria en busca de sus raíces, identidad y memoria.

Al hacer entrega del premio, el presidente de la Sociedad Alfonsina Internacional (SAI), Jaime Labastida, reconoció los 30 años de trayectoria literaria de la también traductora y periodista. “Este año el premio ha incrementado su monto en efectivo a 500 mil pesos”, dijo con beneplácito el académico.

En el acto, celebrado en la Sala Manuel M. Ponce -espacio por excelencia de y para la literatura dentro del Palacio de Bellas Artes-, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, expuso:

“El premio se creó en 1955 para distinguir la excelencia de las obras publicadas en México dentro de cualquier género. Hoy, por su tradición y permanencia es uno de los más importantes reconocimientos a la literatura”.

Para la encargada de la política cultural mexicana, las tres décadas de Myriam Moscona “han sido fructíferas” y recordó que fue en 1983 cuando publicó su primer libro, “desde entonces ha seguido un largo rosario de éxitos editoriales”, enfatizó.

Durante la ceremonia, Alicia Sendejas, secretaria ejecutiva de la SAI, señaló que Moscona ha realizado una obra de capital trascendencia, pues su novela, al igual que la historia, la música, la danza y demás bellas artes, “otorga nuevas dimensiones a la vida; por eso sirve a la humanidad”.

Por su parte, Labastida, en sustitución de Felipe Garrido, presidente del jurado -integrado también por los escritores Angelina Muñiz-Huberman y Sergio Mondragón-, leyó el acta que da fe de la decisión de los jueces. “Telas de Sevoya”, dijo, es una obra excepcionalmente bien realizada.

Aseguró que a través de esta novela, donde se enlazan biografía, realidad y ficción, se puede advertir el viaje que la autora realizó por el tiempo y el espacio hacia su propio interior.

A nombre del jurado, Labastida refirió que en esta historia, el lector entra en contacto con un nutrido número de personajes, quienes constituyen el contexto familiar y social de la autora. Como parte de uno de los valores centrales de la obra, expresó, adquieren vida y presencia propia, “el libro presenta también un panorama histórico de la comunidad sefardí”.

Al hacer uso de la palabra, Muñiz-Huberman, quien en 1985 obtuvo el mismo galardón por su obra “Huerto cerrado, huerto sellado”, destacó que “Tela de Sevoya” es una novela en busca de la identidad y los orígenes en una travesía que va desde México hasta Bulgaria, en el que el idioma familiar, judeo-español, se convierte en la guía conductora.

Más adelante, Sergio Mondragón, Premio “Xavier Villaurrutia” 2010, por su libro “Hojarasca”, manifestó que hubo un nivel magnífico en todas las obras que participaron en esta edición. Sin embargo, reconoció que la obra de Moscona “estuvo siempre en la consideración del jurado durante el largo y difícil proceso de selección”.

Finalmente, Myriam Moscona manifestó su satisfacción por recibir un cheque por 500 mil pesos y un diploma de bonito diseño y gran formato, además dejó ver su gusto por la literatura de Xavier Villaurrutia, uno de sus autores favoritos desde la adolescencia.