A sesenta días de haber asumido el poder, no es clara la “certeza” de gobierno, como lema de la administración de Fabián Pineda Morales, bandera también de su campaña en las pasadas elecciones.

En su gabinete existen todavía muchos “huecos” que hablan solo de la continuidad de un gobierno mediocre y populista como fue el de Gustavo Nieto Chávez, al que se le acusó de graves situaciones de corrupción y de haber dejado vacías las arcas antes de entregar la administración .

Si bien, Fabián Pineda Morales, apenas lleva dos meses de gestión, ya se habla de “cuotas de poder” de algunos sectores, amiguismos y compadrazgos, que han hecho que la nómina se incremente o por lo menos se disfrace con despidos y contrataciones “eventuales”, que es la manera de justificar ahora a los aviadores.

Y es que no es desconocido que familias casi completas, se encuentran enlistadas en la nómina debido a compromisos políticos o presiones, mientras que algunos funcionarios gozan de privilegios que en otras administraciones no existían.

Ahora hay áreas como la de comunicación social, insensibles, que no dan resultados, pero cuentan con ojos y orejas a su servicio, lo mismo en las instalaciones de gobierno, que en la calle, bares y cantinas. Un “Cisen” bien armado pero sin disfraz, que lejos de orientar al edil en turno, está enfocado a crear conflictos con los distintos sectores y hasta con los medios de comunicación mediante chismes por unos cuantos pesos.

Las buenas intenciones del presidente, no son suficientes para gobernar con “certeza” si algunos de los servidores públicos con los que se rodea, solo pueden justificar lo que ganan arrastrando la cobija, “plantándole” enemigos al presidente.

Antes de los cien días, Fabián Pineda Morales debe depurar su gabinete, rodearse de gente que sea eficaz y positiva, que lo asesore, y cuide la imagen institucional para que pueda garantizar certeza, no llenándole de basura la cabeza para que vea a todos como sus enemigos.

La insensibilidad es de lo que adolecen muchos de sus servidores públicos, no caminan al mismo ritmo que el edil y eso lo hará tropezar.

Por cierto, de qué privilegios gozará el Oficial Mayor Carlos Olguín González o a qué le teme, cuando se aprovecha del cargo y usa a personal de seguridad pública para que lo escolten, situación que en ninguna administración se había dado. El señor es totalmente desconocido, o será eso?… que quiere sentirse importante.

La Secretaria de Finanzas Pilar Montes Barrera, está tan ocupada y encriptada en su burbuja, que es imposible poder entrevistarla. Su agenda, está tan saturada que para lo que resta del año no hay posibilidad de ese privilegio. Será eficiencia?… porque no la demostró al presentar hasta el último minuto la iniciativa de Ingresos.

Mientras que el titular de seguridad pública, Raúl Rosales, definitivamente es más inteligentes, y mejor reconoce que no tiene diseñado un operativo que permita disminuir los delitos como el robo a casa habitación y de vehículos. Su sinceridad tal vez lo hagan merecedor de un aumento de sueldo.