Reparan daño en caso de mujer que murió por mala atención médica

Por: la Redacción
Cimacnoticias | México, DF, 27 Mar 14.- El Estado brasileño, en una muestra de su reconocimiento de que la mortalidad materna es una violación a los Derechos Humanos (DH), pagó la reparación del daño a María de Lourdes Pimentel, madre de Alyne, joven que murió en 2007 a consecuencia de una mala atención durante y después del parto.

Hace tres años el Comité de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) determinó que el Estado brasileño era responsable de la muerte de la joven, por lo que le solicitó proveer servicios de salud materna sin discriminación a todas las mujeres del país sudamericano.

Mediante un comunicado el Centro de Derechos Reproductivos, organización internacional que defiende estas garantías para las mujeres, sostuvo que el hecho representa un paso para mejorar los servicios de salud materna y eliminar la discriminación contra las mujeres que requieren tratamiento médico.

Al recordar que cada año mueren cuatro mil brasileñas por complicaciones derivadas del embarazo, el Centro destacó que esto debe dar pie a que se garanticen todos los servicios a las mujeres sin importar su condición de raza o etnia.

En noviembre de 2002, Alyne, mujer afrodescendiente de 28 años, se encontraba en el sexto mes de embarazo de su segundo hijo, cuando fue admitida a un centro de salud privado con síntomas de náuseas. Aunque presentaba signos de un embarazo de alto riesgo, fue enviada a su casa sin recibir tratamiento médico.

Dos días después regresó a la clínica privada en peor estado. En esa ocasión los doctores descubrieron que el feto había muerto y lo extrajeron, pero su salud se siguió deteriorando. Tras ocho horas de esperar por una ambulancia, la joven fue trasladada al Hospital General de Nueva Iguazú. Para ese momento no había recibido atención médica durante más de 21 horas.

Alyne cayó en coma y murió el 16 de noviembre de 2002, cinco días después de haber solicitado atención médica por primera vez.

En noviembre de 2007, el Centro de Derechos Reproductivos y una organización brasileña llevaron el caso ante el Comité de la CEDAW. Se trató del primer caso de mortalidad materna interpuesto ante un órgano internacional de DH.

Finalmente, el 17 de agosto de 2011 el Comité declaró a Brasil responsable de la violación de los DH de Alyne y ordenó al Estado a proveer reparaciones individuales a su familia (madre e hija).

Además le pidió implementar medidas generales para prevenir las muertes maternas, asegurar el derecho de las mujeres a una maternidad segura, así como el acceso a servicios de emergencia obstétrica asequibles.

También brindar capacitación profesional adecuada al personal médico; asegurar que las instituciones privadas de salud cumplan con estándares nacionales e internacionales en materia reproductiva, y asegurar que sean impuestas sanciones a profesionales sanitarios que violen los derechos a la salud reproductiva de las mujeres.

Según comunicados previos del Centro de Derechos Reproductivos, el fallo implica un avance a nivel internacional pues la CEDAW estableció en su resolución que los Estados tienen la obligación de garantizar que todas las mujeres –independientemente de sus ingresos u origen racial– tengan acceso a servicios oportunos, no discriminatorios y adecuados de salud materna.

Incluso –determinó el Comité– cuando el Estado delega la prestación de servicios médicos en instituciones privadas, éste mantiene la responsabilidad directa sobre la prestación del servicio y tiene la obligación de regular y monitorear a estas instancias.

Ayer, en una ceremonia oficial, el gobierno brasileño pagó la indemnización a la madre de la joven (aunque la compensación a su hija queda pendiente), y anunció que colocará el próximo 3 de abril una placa contando la historia de Alyne en una de las salas de maternidad del hospital de Nueva Iguazú, localidad del estado de Río de Janeiro.

Top